Liuska Astete Salazar

Artista Visual UdeC

 

“Mi trabajo de la performance nace de una necesidad visceral, de protestar y manifestar el descontento respecto de la sociedad patriarcal y capitalista que  vivimos, refugiándome claramente en la trinchera del arte. Trabajando con la cuerpa como soporte, como territorio, ya que considero la cuerpa como único territorio propio. Que no ha sido arrebatado, utilizando el desnudo completo o parcial, en ambientes naturales y en la urbe, interviniendo el flujo de la ciudad y sus espacios públicos, llenos de contenido. La performance  permite realizar arte con pocos recursos, el resto pueden ser objetos cotidianos de fácil acceso. Algo que me gusta de hacer acciones de arte es el estado de trance que genera en mí y la posibilidad de interactuar con el espectador o la espectadora, sea a través de miradas o de intercambios de objetos, y gracias al registro, esta pueda difundirse, lo que la hace ser una acción eterna.

Las injusticias sociales, el nefasto sistema capitalista, la crítica al patriarcado que nos oprime y nos asesina día tras día, el concepto de belleza y normalidad, los y las presos políticos, la defensa del agua y de la tierra, la lucha del pueblo- nación mapuche por recuperar sus territorios, el cuestionamiento de las fronteras entre naciones de latinoamérica son temáticas presentes en mis acciones y son fuente de inspiración

Considero que el arte en sus diversas disciplinas tiene un rol fundamental en la transformación de la sociedad. Por un lado, nos permite expresar o manifestar lo que sentimos, o aquello con lo que no estamos de acuerdo y difundirlo, pero creo que no sólo tiene un rol  panfletario, veo el arte como algo que va más allá de escapar de esta realidad, el arte nos da la posibilidad de construir nuevas realidades; por tanto, la posibilidad de construir una nueva sociedad. Considero además que el arte es profundamente sanador y terapéutico, por lo tanto es muy necesario en el contexto de una sociedad enferma. 

Creo que ser artista en estos momentos es una gran responsabilidad, he visto y he estudiado cómo muchas veces el arte ayuda a detonar procesos de cambio social. Por otro lado, el arte es una necesidad humana, algunas personas, si no lo hacemos, no podríamos seguir en este mundo, el arte nos mantiene vivas. De todas formas, considero que el término artista está muy relacionado con el reconocimiento de tus pares, cuando otras personas del circuito del arte reconocen tu trabajo, ya estás dentro del mundo artístico. Para bien o para mal, es así”.